¿Qué es el entrenamiento funcional?

En esta nueva ocasión, contamos con los conocimientos de Adrián Aguilar, de efectocafeina.com, que nos enseña qué es y de qué consta el entrenamiento funcional.

Es la rutina que ha parecido cobrar bastante fuerza en la actualidad y podría decirse que empieza a ser la nueva moda para entrenarte, este modo de entrenamiento no es para nada nuevo, de hecho los rusos desde la década de los 20 ya realizaban esta práctica. La particularidad del entrenamiento funcional es que no está orientado a la competición solo busca mejorar la salud y el bienestar de quienes lo practiquen.

El entrenamiento funcional busca un objetivo particular, lejos de tener como premisa el estar quemando grasa o aumentar la masa muscular, se busca potenciar la resistencia cardiovascular y la fuerza impulsora de los músculos encargados del movimiento, mientras se trabaja de manera simultánea el Core, es decir, el abdomen y pecho.

Al elegir el core como epicentro de nuestro cuerpo y origen del movimiento lo estaremos dotando de mucha fuerza lo que en automático se traducirá en salud responsable respetando nuestra constitución física.

Se dice que el entrenador funcional tiene algo de artista teniendo en cuenta que esculpe cuerpos basándose en el estilo de vida y nutrición deportiva de quien debe entrenar, lo cual es sumamente complicado por el nivel de observación y disciplina que esto requiere; el plus del entrenamiento funcional es que no solo trabaja en aumentar la fuerza, velocidad y resistencia, sino que también se centra en puntos centrales de nuestra vida que a nadie parecen importar como son la agilidad, la movilidad, la estabilidad, la coordinación o el equilibrio, corrigiendo a su vez nuestra postura corporal.

 

Propio a lo que pudiera pensarse el entrenamiento funcional, está en contra de las ejecuciones repetitivas y estresantes como las abdominales crunch ya que lo único que provoca en el cuerpo son lastimaduras o lesiones, es cierto que fomenta la idea de tener el core o abdominal como centro de nuestro todo pero aconseja ejercitarlo con dos tipos de abdominales, los dinámicos (con fitball, estiramiento con rueda, de sierra, etc.) y los estáticos (planchas laterales, frontales, de suspensión) y para tener una sesión completa las posturas de transición son aquellas que simulan movimientos instintivos tales como levantarse o sentarse. En las posturas estáticas se recomiendan mantenerse de 10 a 30 segundos y las dinámicas entre 10 y 14 repeticiones.

Los beneficios de este tipo de entrenamiento son múltiples, primero invertirás menor tiempo o puede que llegues a prescindir de un gimnasio, al ser intervalos de alta intensidad quemarás grasa más rápido y no corres peligro de perder la masa muscular, además algo muy importante es que alinearás tu postura previniendo los muy comunes y molestos problemas lumbares, básicamente ayudará a que evolucione tu cuerpo y tengas mayor fuerza y resistencia incluso en disciplinas que antes te costaban algo de trabajo. No dudes en acercarte a un experto que te muestre como es que debes realizar el entrenamiento funcional de la mejor manera para que dotes a tu cuerpo de los múltiples beneficios que brinda.  

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.