DIETA PALEO ¿REALIDAD O MITO?

Hay quien dice que se trata de la última dieta “milagro” o que podría ser una de las dietas de algún que otro famoso de Hollywood y los hay también, en el otro extremo, quienes mantienen que sería la solución para prevenir e incluso tratar cualquier patología del mundo occidental.

En el artículo de hoy pasamos a revisión esta “dieta” que se está poniendo de moda últimamente.

 

LA HIPÓTESIS COMO INICIO

Una de las mayores premisas del ser humano ha sido siempre la de poder  razonar. La capacidad de generar nuevas posibles hipótesis para luego descartarlas o confirmarlas con la práctica nos ha acompañado desde siempre. Esta cualidad no falto a la hora de investigar si un estilo de alimentación similar al que llevaban a cabo nuestros antepasados en el paleolítico podría tener efectos positivos a día de hoy. A fin de cuentas el ser humano como especie ha pasado la mayor parte de su existencia en la mencionada era prehistórica, nada más y nada menos que casi 2 millones de años frente a los escasos 10.000 años que han pasado desde el inicio de la agricultura. Pero no nos adelantemos.

 

PRIMER PASO DE LA “PALEO”

Fue en Enero de 1985 cuando se publicó el primer artículo relacionado con la dieta paleolítica. Publicado bajo el nombre de “Paleolithic Nutrition. A Consideration of Its Nature and Current Implications” en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine, nada más y nada menos.

En aquel artículo se exponían las disonancias entre nuestros hábitos alimentarios de hoy en día con respecto a los que se llevaban en un estilo de vida cazador-recolector; palabras textuales: “… las desviaciones de los patrones de nutrición y actividad de nuestros antepasados cazadores-recolectores han contribuido en gran medida y de manera específica definibles a las enfermedades crónicas endémicas de la civilización moderna…”

Konner M. y Eaton SB. exponían así su discrepancia con la alimentación de la actual era moderna y proponían una manera de optimizar nuestra salud alimentándonos como podrían haberlo hecho nuestros antiguos antepasados.

 

EVIDENCIA CIENTÍFICA

A día de hoy una búsqueda en una de las principales plataformas de artículos científicos como pubmed arroja 186 artículos relacionados con la palabra clave “paleo dieta”. Dentro de ese número de estudios existen unos con mayor evidencia que otros y estos son los ensayos clínicos. Siendo estos últimos bastante más fiables y, en muchos casos, demuestran el potencial que tendría una dieta tipo paleo a la hora de mejorar un amplio espectro de parámetros relacionados con la salud.

Ejemplo de ese tipo de estudios sería el publicado el año pasado por the American Journal of clinical nutrition con el título de “Paleolithic nutrition for metabolic syndrome: systematic review and meta-analysis” en el que se concluye que una dieta paleolítica mejoraría los parámetros relacionados con el síndrome metabólico en relación con una dieta control basada en las actuales guías alimentarias.

Como siempre correlación no implica causalidad pero con este u otros muchos estudios parece quedar claro que hay bastante evidencia de que una alimentación basada en la evolución podría ser una buena estrategia de cara a optimizar nuestra preciada salud.

 

ME PARECE BIEN PERO… ¿QUÉ ES LA DIETA PALEO?

Vamos ya por la mitad del post y todavía no te he contado qué es o en qué consistiría una dieta paleolítica. Perdona por la tardanza pero el tema científico era importante.

Lo cierto es que lo más importante a la hora de intentar copiar a nuestros antepasados no es tanto el fijarnos en qué comían sino más bien en que NO COMÍAN.

Parece más que claro que no tenían acceso a ningún tipo de producto procesado y por producto procesado estoy refiriéndome a toda esa cantidad de productos que encontramos hoy en día en nuestros supermercados. Productos con una gran cantidad de aditivos, almidones, grasas hidrogenadas de mala calidad, azúcares, sal… Entre otros muchos pésimos ingredientes. Alimentos como galletas, pizzas, panes, cereales de desayuno, harinas refinadas, comida rápida, pre-cocinados, refrescos… Todos ellos serían ejemplos de productos procesados que no formaban parte de la dieta de nuestros ancestros.

Hasta aquí tampoco te he dicho nada nuevo, nada que no hubieras tú mismo haber intuido puesto que parece bastante lógico. Sin embargo, es ahora cuando te voy a dar la clave que diferencia a la dieta paleo de cualquier otra dieta existente. Siendo tres los alimentos, además de los productos procesados, que no forman parte de la dieta paleolítica: Los cereales, las legumbres y los lácteos.

Dicho esto, también quedarían excluidos todos los cereales y derivados como pasta, arroz, pan, harina, avena, galletas… Lácteos como la leche, yogur y queso también estarían fuera de una dieta paleo “estricta” así como legumbres como lentejas, garbanzos y habichuelas.piramide-alimentaria-primitiva.jpg

Ahora mismo sé que estarás pensando ¿Y cómo se puede realizar esta dieta si no quedan casi alimentos de los que poder uno alimentarse? Y en parte es cierto y tal y como explico en la alimentación saludable existen muchísimas diferencias y matices entre unos cereales y otros y sería muy injusto meterlos a todos en el mismo saco. Lo mismo para los lácteos y legumbres, no es lo mismo beber la típica leche proveniente de vacas hormonadas y atiborradas de antibióticos que consumir yogures de leche de vacas de pasto.images.jpg

Podríamos estar hablando del tema de los cereales, lácteos y legumbres mucho más pero se alejaría del objetivo de este artículo, para atajar ese tema escribiré futuros post.

 

UN MODELO A SEGUIR

Mi objetivo sin duda es el de ver a la dieta paleo como un modelo a seguir, sin ser estrictos excluyendo todos los cereales, lácteos y legumbres pero teniendo en cuenta que estos alimentos no pueden suponer la base de nuestra alimentación como muestra la “en teoría” saludable pirámide alimentaria.piramide-alimentar-tradicional-paleolitica.jpgpaleo

La base de nuestra dieta serán los vegetales como verduras, hortalizas y frutas; las carnes y pescados de calidad, los huevos, tubérculos, frutos secos, grasas saludables como los aceites de oliva y coco… Y luego añadiremos cierto tipo de cereales, lácteos de calidad y, porque no, algo de legumbre de forma moderada.descarga.jpg

Los que quedarían fuera serían los alimentos y productos procesados, como decía al principio no es tanto lo que comían sino lo que no comían y es un punto a favor que la dieta paleo condene de forma severa a estos alimentos que muchas veces nos los venden como “indispensables”.descarga-1

Te dejo un video que realicé hace un tiempo sobre la dieta paleo en mi canal. Seguiremos tratando el tema y, por ello, no dudes en suscribirte al blog si no lo has hecho ya 😉

Anuncios

3 comentarios sobre “DIETA PALEO ¿REALIDAD O MITO?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.